Flores comestibles: qué sí y qué no

Hoy en día decorar tus platos con flores comestibles se ha convertido en un Must. Con ellas reflejamos elegancia y frescura, sin olvidar que se utilizan también para resaltar las comidas y en otras ocasiones para darle un toque femenino.

A todo esto, no hay que olvidar, que todo lo que se coloca en el plato tiene que ser comestible, no cometas el grave error de colocar cualquier flor por simple decoración.

Además, no pienses que esto es sólo para los grandes chefs, al contrario, si nos ponemos a pensar, el coliflor, el brócoli y el azafrán son parte de nuestra alimentación y al fin y al cabo son flores.

Te invitamos que experimentes con la gran variedad de flores comestibles que existen y aquí te decimos las más usadas y para cuáles platos sirven.

  • La albahaca queda perfecta en ensaladas, aporta un  sabor y aroma mediterráneo a nuestros platos.

  • La Amapola con su color rojo se emplea principalmente en pastelerias para dar aromas a bizcochos, panes y ensaladas de frutas.

  • El clavel presenta diferentes colores, lo que si la hace única es su sabor a clavitos de olor y a la pimienta. Úsalas en ensaladas y en recetas dulces.

  • Crisantemo, con su sabor amargo como el coliflor es ideal para salsas y vinagretas.

Ya sabes, empieza por alguna y prueba el increíble sabor que le dan estas flores a tus comidas, no olvides comprarlas en lugares de cultivos ecológicos, ya que si las compras en cualquier floristería podrías intoxicarte por el alto nivel de pesticidas.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes