Fiscalía acusa a Alejandro Garuz de esconder información de sindicalistas

El director del Consejo de Seguridad de Panamá durante el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014), Alejandro Garuz, guardaba en su domicilio información sensible sobre sindicalistas, reveló este lunes la Fiscalía durante el juicio que se lleva a cabo contra el exmandatario por presunto espionaje.

De acuerdo a una de las pruebas evacuadas por la fiscalía y admitidas por el Tribunal, durante una inspección ocular a la vivienda de Garuz en 2015 se encontraron dispositivos digitales con archivos multimedia y los nombres de varios sindicalistas.

Entre los presuntamente espiados, y nombrados por la fiscalía durante el juicio, están Mariano Mena, dirigente del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados, Yadira Pino, miembro de una asociación de educadores, y Filemón Medina, presidente del Sindicato de Periodistas de Panamá.

"¿Qué hace un servidor público con conversaciones de dirigentes magisteriales, qué riesgo de terrorismo o delincuencia organizada puede representar un dirigente magisterial?", dijo a periodistas el fiscal Ricaurte González.

"No hay constancia de que exista una autorización judicial" para estos seguimientos, añadió Vázquez.

Garuz fue condenado este año, junto al también exdirector del Consejo de Seguridad Gustavo Pérez, a cuatro años de cárcel por delitos contra la inviolabilidad del secreto y derecho a la intimidad.

Pérez fungió además como director de la Policía Nacional, mientras que Garuz fue viceministro de Seguridad, ambos durante el mandato de Martinelli.

"Nosotros no hemos tenido acceso a información digital contenida en dispositivos digitales y por tanto no podemos hablar sobre lo que no conocemos", dijo al finalizar la audiencia Sidney Sittón, uno de los abogados del expresidente.

"Lo interesante de todo esto es que ya dejamos plasmado que esa diligencia que se hizo en casa de Alejandro Garuz violó la Constitución, (ya que) el fiscal llegó, se llevó los dispositivos y no tenía autorización de absolutamente nadie", indicó Sittón.

Martinelli, actualmente detenido, está siendo juzgado por presuntamente espiar, entre 2012 y 2014, a unos 150 opositores a su gobierno. La fiscalía ha pedido 21 años de cárcel para el exgobernante por la presunta comisión de cuatro delitos.

El expresidente, de 67 años, está acusado de crear y liderar "un aparato organizado de poder" al margen del Estado para la "vigilancia y seguimiento de personas" críticas con su gestión, además de desviar fondos públicos para la adquisición del equipo de espionaje.

"Los pinchazos se dieron", según González.

En este caso hay más de 3.200 hojas con información y conversaciones de las posibles víctimas de espionaje, cuya audiencia sigue el martes.

Martinelli fue extraditado desde Estados Unidos en junio de 2018, un año después de que fuera detenido en Miami, donde residía para evadir la justicia panameña.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida