Los bares uruguayos se vuelven salas de cine para "servir" cortos nacionales

Montevideo, 19 nov (EFE).- Bares y cantinas de Uruguay servirán cortometrajes este noviembre como parte de una muestra de cine nacional que busca dar a conocer realizaciones recientes en espacios distintos a los habituales y de una forma más descontracturada.

Así lo explicó a Efe la coordinadora de comunicación de la Dirección del Cine y el Audiovisual Nacional de Uruguay (ICAU), Sabrina Silva, en el marco de la llegada a los bares de un nuevo ciclo de la muestra, titulada "Servime un corto".

La funcionaria destacó que la muestra tiene como objetivo crear "espacios alternativos de exhibición de las últimas producciones de cortometrajes nacionales", así como generar un debate posterior entre los realizadores y el público.

Silva indicó que en la novena edición de la muestra, realizada con base en una convocatoria anual donde se seleccionan los cortos, se buscó dar lugar a producciones de estreno reciente y sin restricciones en los géneros, aunque apuntó que hay algunos que van mejor con este tipo de pantalla.

"Lo que sucede en los boliches (bares) es que son ambientes bien descontracturados y si bien se monta la infraestructura de pantalla, proyector y audio, la movilidad y la logística del local sigue funcionando; entonces rinde más el tipo de producción que no tiene muchos diálogos", señaló.

Por su parte, Alejo Schettini, director de uno de los cortos que se exhibirá en el ciclo, dijo a Efe que esta instancia servirá como un estreno para su producción en Uruguay, ya que el corto "Irma", dirigido por Schettini junto a Germán Tejeira, solo ha sido visto por el público en festivales internacionales.

"En el bar Andorra va a ser la primera vez que vamos a ver al público en vivo; y tanto en este ciclo como este diciembre cuando se presente en Cuba hablaremos con la gente, porque eso siempre está bueno, hablar con otros realizadores y que te digan que les parece, por ejemplo", expresó el cineasta.

"Irma", un corto animado, narra la historia de una costurera anciana que a partir de la muerte de su pájaro durante un invierno crudo "tomará las riendas del asunto" haciendo algo por sus vecinos.

El realizador uruguayo, que también participó en la realización de largometrajes, apuntó que los cortos tienen ciertos aspectos que los hacen atractivos.

"El corto lo que tiene es que podés hacer una cosa un poco más jugada porque como dura poco se puede hacer algo con técnicas más complejas y generar una cosa mas de autor que siempre está buena, aunque requiere de más fondos", apuntó.

Por su parte, el realizador de otro de los cortos, Martín Klein, destacó que su cinta "Variaciones" recorrió desde este marzo doce festivales en países como España, Marruecos y Canadá, así como en Italia y Francia, donde fue premiado.

Klein explicó que el corto de siete minutos, que versa sobre "una mujer inmersa en la melancolía que tiene que enfrentar su pasado", llevó cuatro años de duración, proceso que le resultó especialmente revelador.

"Del trabajo lo que más me gustó fue poner a prueba una serie de ideas teóricas que yo tenía en cuanto al vínculo del realizador con su obra, porque yo creo que uno está muy vinculado desde su experiencia como sujeto a lo que cuenta", expresó Klein.

La muestra "Servime un corto" se realiza los miércoles, jueves y viernes desde el 8 hasta el 30 de noviembre en bares y cantinas de nueve departamentos del país con entrada gratuita.

A partir del visionado de los diez cortos seleccionados por el ICAU, el público votará a su favorito, que recibirá un premio de 25.000 pesos uruguayos (unos 850 dólares).

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes