Perú retoma zona clave deforestada por minería ilegal de oro

Perú desplegó el martes más de 1.000 agentes y soldados a una región amazónica conocida mundialmente por su biodiversidad, pero tomada desde hace una década por buscadores de oro que han destrozado los bosques y convertido a miles de hectáreas en zonas desérticas bajo el dominio del crimen organizado.

El gobierno del presidente Martín Vizcarra decretó horas antes el estado de emergencia en esta parte del país cercana a las fronteras con Brasil y Bolivia desde donde se extrae oro que se exporta a diversos países de forma clandestina. Los agentes ingresaron a una extensa zona conocida como La Pampa, una especie de ciudad clandestina de 11.000 hectáreas donde laboran miles de mineros ilegales.

No es la primera vez que un gobierno peruano intenta detener la minería ilegal.

Desde 2011 se han desplegado diversos operativos que han fracasado porque las fuerzas del orden no han permanecido en la zona. De acuerdo con un comunicado del Ministerio de Defensa se instalarán tres bases militares del ejército durante 180 días para evitar el retorno de los más de 5.000 mineros ilegales que operan en la zona.

Perú es el principal productor de oro de Latinoamérica y el sexto a nivel mundial. Los expertos calculan que hasta el 25% de la producción de oro anual proviene de la minería ilegal.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes