Familia del estadounidense liberado por Pyongyang denuncia malos tratos

El padre de Otto Warmbier, el estudiante estadounidense liberado esta semana en estado de coma por Corea del Norte, dijo este jueves que estaba indignado por el tratamiento infligido por Pyongyang a su hijo, que sufre graves lesiones neurológicas.

"Estoy tan orgulloso de Otto, mi hijo, que estos últimos 18 meses estuvo bajo un régimen paria, maltratado y aterrorizado", declaró Fred Warmbier durante una conferencia de prensa en su ciudad de Cincinnati, Ohio.

El joven de 22 años, originario de esa ciudad, pasó más de un año en prisión tras ser detenido por robar un cartel político de un hotel en Pyongyang.

"Otto está en condición estable pero ha sufrido una grave lesión neurológica", afirmó Kelly Martin, portavoz del centro médico de la Universidad de Cincinnati en rueda de prensa conjunta con Fred Warmbier, el padre del estudiante.

"Su estado neurológico puede ser descrito como un estado de vigilia no reactivo", explicó el neurólogo Daniel Kanter durante una conferencia de prensa.

"No tenemos ninguna información cierta ni verificable sobre la causa ni las circunstancias de sus lesiones neurológicas", indicó al agregar que "ese tipo de lesiones cerebrales se consideran en general como la consecuencia de un paro cardiorrespiratorio cuando la irrigación sanguínea del cerebro es insuficiente durante cierto lapso de tiempo resultando en la muerte de tejidos cerebrales".

"No hay excusa" para la forma en que Pyongyang trató a Otto y a otros detenidos. "Reclamo que liberen a los otros presos estadounidenses", dijo su padre.

El joven fue arrestado en enero de 2016 mientras se hallaba en Corea del Norte en el marco de un viaje organizado para el Año Nuevo.

Fue condenado a 15 años de trabajos forzados tras haber confesado el robo de un cartel político en el hotel de Pyongyang donde se hospedaba.

El equipo médico refutó por su lado la explicación del régimen norcoreano en el sentido de que el estudiante padecía botulismo.

Los médicos dijeron que no encontraron ninguna huella de botulismo en el organismo del joven, que cayó en estado de coma poco después de ser detenido y procesado en marzo de 2016, supuestamente porque le administraron un somnífero.

Otto fue tratado como "un criminal de guerra", denunció Fred Warmbier.

"Fue tomado como rehén en el aeropuerto cuando intentaba abandonar el país", agregó su padre, quien defendió la legalidad de la estadía de su hijo en Corea del Norte y afirmó que Pyongyang "engatusa a los estadounidenses a través de viajes organizados para que vayan a Corea del Norte".

La madre del estudiante, Cindy Warmbier, no asistió a la conferencia de prensa.

"Está ahora al lado de Otto, como lo ha estado desde que él volvió a Ohio", estado del norte de Estados Unidos, explicó el padre.

Fred Warmbier saludó la mediación ejercida por el gobierno de Donald Trump para permitir la repatriación de su hijo, y dejó entender que la administración de Barack Obama no había demostrado una actitud similar.

Pyongyang dijo este jueves a través de la agencia oficial KCNA que el joven había sido liberado por razones humanitarias el martes.

Según CNN, el representante especial del departamento de Estado para Corea del Norte, Joseph Yun, se había enterado a principios de junio que su estado de salud se había agravado.

The New York Times indicó, por su lado, que las autoridades estadounidenses habían recibido información de que Warmbier había sido golpeado en varias ocasiones durante su cautiverio.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7