Brexit: May enfrenta escepticismo en la UE, furia en casa

Los gobernantes de la UE reunidos en una cumbre sobre el Brexit probablemente otorgarán a Gran Bretaña un aplazamiento si el gobierno logra que el Parlamento apruebe su acuerdo de divorcio la semana entrante, dijo la canciller alemana Angela Merkel el jueves.

Sin embargo, las primeras señales no eran favorables. La primera ministra Theresa May enfureció a muchos legisladores al afirmar en un discurso televisado el miércoles por la noche que el Parlamento era responsable de un impasse que deja al país al borde de una salida caótica dentro de ocho días.

Le aguarda a May una ardua jornada en Bruselas, donde pedirá a sus socios europeos que aplacen la fecha del Brexit del 29 de marzo al 30 de junio para dar tiempo a que se apruebe el acuerdo que logró con la UE en noviembre.

El Parlamento británico ha rechazado dos veces y de manera contundente el acuerdo, y se pide a los líderes europeos que acepten el riesgo de que May pueda convencer a los legisladores la semana próxima.

La incertidumbre creció después del discurso en la víspera de la cumbre, en el que May dijo a una opinión pública harta del Brexit: “Ustedes quieren que esta etapa del proceso del Brexit termine de una buena vez. Estoy de acuerdo. Estoy con ustedes”.

May acusó a los legisladores de enfrascarse en “riñas”, “politiquería” y “enfrentamientos por cuestiones arcanas de procedimiento”, pero no reconoció culpa alguna por el impasse.

La oposición británica y funcionarios de la UE dicen que la negativa de May a cambiar de posición sobre su acuerdo rechazado lleva al país al borde de una catastrófica salida sin acuerdo con graves consecuencias para Gran Bretaña y el bloque.

El Banco de Inglaterra advirtió que la incertidumbre sigue afectando la confianza económica y las actividades de corto plazo, sobre todo las inversiones.

En un comunicado al anunciar que mantenía su tasa de interés referente en 0,75%, el banco central dijo que el proceso incierto “sigue generando volatilidad en los precios de los bienes británicos, en particular la tasa de cambio de la (libra) esterlina”.

Merkel prometió hacer esfuerzos “hasta la última hora” para tratar de asegurar que no haya salida sin acuerdo, aunque aseguró que su gobierno ha tomado “las medidas de emergencia más importantes” para el caso de que eso suceda.

Merkel dijo al parlamento alemán el jueves que “podemos en principio cumplir este pedido (el aplazamiento) si hubiera un voto favorable la semana próxima sobre los documentos de salida en el Parlamento británico”.

Pero advirtió que la UE quiere garantizar la legitimidad de las elecciones del 23-26 de mayo al Parlamento Europeo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha dicho que si Gran Bretaña no sale antes del 23 de mayo, debe obligársela a participar en los comicios europeos.

Las alternativas ante el Parlamento, según May, son aprobar su acuerdo, salir sin acuerdo o cancelar el Brexit.

El dirigente opositor Jeremy Corbyn también se reunía con altos funcionarios de la UE en Bruselas para tratar de convencerlos de que el Parlamento puede encontrar otras alternativas.

“Creo que sería posible un acuerdo con la UE que asegure una relación económica estrecha antes de las elecciones al Parlamento Europeo”, dijo Corbyn.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes