Brasil aumenta pena para conductores ebrios que provoquen accidentes mortales

El pleno de la Cámara de Diputados de Brasil aprobó hoy un proyecto de ley que endurece la pena de cárcel para los conductores ebrios o bajo los efectos de otras drogas que provoquen accidentes mortales.

El texto prevé una condena de prisión de cinco a ocho años para los conductores alcoholizados o drogados con otras sustancias que cometan un homicidio imprudente al volante (sin ánimo de matar), frente a la pena de dos a cuatro años de cárcel que regía en la actualidad.

La iniciativa, que ya ha sido aprobada por el Senado, será ahora remitida para la sanción del presidente brasileño, Michel Temer.

Los diputados mantuvieron además la sanción administrativa vigente de suspender el permiso para conducir del implicado o incluso impedirle obtenerlo para estos casos.

Los eventuales conductores que reciban la pena máxima tendrán que cumplir la sentencia en prisión, en régimen cerrado.

Los defensores del proyecto consideraban que la pena máxima que regía hasta ahora, que era de cuatro años, era muy baja para la gravedad del delito, ya que podía ser convertida en prestación de servicios a la comunidad, si así lo dictaminaba el juez de turno.

El texto original, de autoría de la diputada Keiko Ota, fue aprobado por la Cámara Baja en septiembre de 2015, pero como el Senado introdujo una serie de alteraciones, los diputados tuvieron que volver a pronunciarse al respecto.

Las nuevas reglas entrarán en vigor 120 días después de la publicación de la ley. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7