Aumentan los matrimonios infantiles Sudán del Sur

La guerra civil que se libra en Sudán del Sur ha elevado el número de matrimonios infantiles a niveles alarmantes, dijeron cooperantes.

El 52% de las niñas del país se casan antes de los 18 años, según Naciones Unidas, y el 17% se casa antes de cumplir los 15.

Los años de conflictos han empeorado lo que ya era una práctica extendida, en la que las familias hambrientas ven a sus hijas como fuente de ingresos. El país más joven del mundo lleva cuatro años en guerra civil, con desplazamientos masivos, supuestos crímenes de guerra y una hambruna que ponen a millones de personas en riesgo.

Aunque el matrimonio de menores es una práctica antigua, el gobierno de Sursudán y agencias de ayuda humanitaria dicen que la pobreza atizada por el conflicto y la falta de alimentos están fomentando su prevalencia.

"La población está muriendo de hambre", dijo Isaac Karkon, director del departamento humanitario de Sudán del Sur en la región de Rumbek. "Así que si tienes una hija crecida la entregas para que el resto sobreviva".

En el 2012, Eliza, entonces de 13 años, fue obligada por su padre a casarse con un hombre de 35 años a cambio de 50 borregos. El hombre vivía en la misma villa, en el pueblo de Rumbek, en Sudan del Sur.

"Si me hubiera negado, mi padre y hermanos me hubieran matado", dijo Eliza. Moviéndose de manera incómoda en su silla de plástico, la menor de 17 años recuerda con repulsión el día de su boda.

Mientras su familia mataba una vaca para celebrar la unión y dejarla ir, la niña estaba triste. "Me puse a llorar", dijo Eliza. The Associated Press está usando solo su primer nombre para proteger su identidad.

En el último año, dijo Karkon, el índice de matrimonios de menores ha aumentado por encima del típico 60% en el estado "indigente" de Rumbek y áreas aledañas. Caminando por el mercado a fines de julio, Karkon vio al menos tres ceremonias de matrimonios de niños en una tarde. Es "alarmante", dijo.

El matrimonio de menores es particularmente prevalente en los estados Lagos y las regiones de Bahr el Ghazal, área ganadera donde predomina la etnia dinka y el ganado conlleva importancia económica y cultural. Las vacas son usadas para pagos y dotes, lo que Human Rights Watch llama un "motor clave de los matrimonios de menores" dado que las familias ven a las hijas como fuente de riqueza.

"El conflicto en Sudán del Sur, que se ha caracterizado por una violencia sexual desenfrenada en contra de las mujeres y niñas, sigue normalizando la violencia contra las mujeres y niñas, incluyendo el matrimonio de menores", dijo Agnus Odhiambo, investigadora sénior de Human Rights Watch.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7