Maisie Williams afronta el fin de "Game of Thrones" con vértigo y emoción

Teniendo en cuenta que tanto la carrera profesional como la vida cotidiana de la actriz Maisie Williams han estado perfectamente encauzadas durante los últimos siete años gracias a su participación en 'Juego de tronos', donde ha tenido el privilegio de dar vida a uno de los pocos personajes, Arya Stark, que de momento no han sucumbido a una muerte violenta e impactante, resulta comprensible que la intérprete de 20 años afronte estos días con sentimientos encontrados la grabación de la octava y última temporada de la serie.

"Por una parte es emocionante porque a partir de ahora podré hacer cosas diferentes y tendré un mayor margen de maniobra a la hora de definir mi propio perfil profesional, pero por el otro me adentro en una etapa de mucho nerviosismo, ya que voy a perder la red de seguridad que me ha acompañado en todo este tiempo", ha confesado a su paso por el programa de televisión 'Lorraine', antes de insistir en lo "raro" que le resulta trabajar por última vez en una producción que le ha acompañado desde que tenía 12 años.

Antes de cumplir la mayoría de edad, Maisie experimentó con mucha más intensidad que ahora aquellas diferencias que la separan de otros chicos y chicas de su edad, ya que ella era la única persona de su entorno que tenía un trabajo y que, eventualmente, se vio obligada a dejar la escuela para ser educada en casa o incluso en el set de rodaje.

"Creo que todo resultaba más extraño cuando era pequeña, porque con esa edad no es habitual tener un empleo de esa naturaleza. Además, durante un tiempo tuve que dejar el colegio y estudiar en casa porque el personaje no dejaba de crecer y ganar relevancia. Fue una época un poco extraña, la verdad", ha explicado en la misma conversación para, a continuación, celebrar que el paso del tiempo y la experiencia adquirida le llevarán a estabilizar su situación.

"Es verdad que a medida que me he ido haciendo mayor todo se ha vuelto algo más llevadero, porque ahora todos mis amigos tienen trabajo o están en la universidad y tienen que lidiar con sus responsabilidades Ya no veo que mi vida sea tan diferente a las suyas", ha manifestado.

Mientras que Maisie Williams estrenará próximamente la película que supondrá su primera incursión en el cine de animación, 'Early Man', su buena amiga y compañera Sophie Turner se ha asegurado un papel en una de las franquicias más rentables del cine de acción, 'X-Men'.Por ello resulta comprensible que la actriz que interpreta a Sansa Stark en la producción de HBO no dudara en calificar, el pasado mes de diciembre, su temprano salto a la fama como "una bendición y una maldición al mismo tiempo" debido a las expectativas tan altas que se marca ahora de cara a futuros proyectos.

"Mis estándares han aumentado significativamente, desde luego, por eso digo que contar con 'Juego de tronos' (Game of Thrones) como mi primer empleo es una bendición y una maldición al mismo tiempo. Haber trabajado con tan buenos actores y con unos guiones de tanta calidad, así como con el mejor equipo te vuelve más exigente e incluso un poco snob", se sinceraba en una entrevista a Variety.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes