Victoria Beckham desmonta dos mitos acerca de su persona

La figura de Victoria Beckham ha dado pie a más de una leyenda urbana: desde que se había amputado un dedo del pie para poder llevar sus zapatos de punta favoritos a que jamás sonreía en las fotos o que no salía a la calle sin tacones.

Aunque basta con tirar de hemeroteca o echar un vistazo a sus redes sociales para descubrir que ninguna de esas tres historias es cierta, ella ha utilizado esos rumores en su favor incluyendo en su colección de ropa prendas con eslóganes como "La moda me robó la sonrisa" o "No soy capaz de concentrarme en plano".

Sin embargo, esta semana se ha encargado de desmentir sin pretenderlo dos de los mitos en torno a su persona con un vídeo publicado en las Stories de su Instagram en el que aparece a bordo de un yate junto a David Furnish, el marido de su buen amigo Elton John, y cantando a dúo la canción "Guilty" de Barbra Streisand.

Eso demuestra que la diseñadora no está traumatizada por su experiencia como parte de las Spice Girls y que sí sigue cantando en su vida privada, pese a todas las veces que ha afirmado que su carrera como estrella del pop ha quedado atrás, lo que por otra parte viene a confirmar que lo que no le interesa realmente es subirse a un escenario con sus antiguas compañeras de la banda, de ahí que rechazara acompañarlas en su gira.

Su interpretación de "Guilty" ha recibido el visto bueno de la mismísima Barbra, que ha publicado la grabación en su propio perfil acompañada del mensaje: "Sigue cantando, chica".

Los seguidores más atentos de Victoria también se han percatado de que llevaba puestas unas sandalias planas muy poco habituales en su estilo, pero extremadamente cómoda que se adaptan al "estilo náutico" que su marido David le pidió que adoptara hace unos días durante sus vacaciones en el mar.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes