Natalie Portman se arrepiente de haber apoyado a Roman Polanski en el pasado

A lo largo de los últimos meses Natalie Portman ha sido una de las actrices que más se ha involucrado en los movimientos de lucha contra el acoso en la industria del cine, como Time's Up, llegando incluso a superar su recelo inicial de las redes sociales para abrirse una cuenta de Instagram en la que dar más visibilidad a ese tipo de iniciativas en las que participa.

Al mismo tiempo, la intérprete fue una de las primeras estrellas que se atrevió a decir alto y claro 'Dylan, yo te creo' en respuesta a las acusaciones que la hija adoptiva de Woody Allen ha realizado contra el cineasta, de quien lleva varios años asegurando que la agredió sexualmente cuando ella tenía 7 años.Por esa misma razón, al tirar de hemeroteca a muchos les ha sorprendido que el nombre de la oscarizada artista aparezca entre los de otras tantas personalidades de Hollywood que en su momento firmaron una petición solicitando la puesta en libertad de Roman Polanski tras su detención en Suiza.

"Me arrepiento muchísimo de ello. Y asumo toda la responsabilidad de no haber pensado lo suficiente al respecto", asegura ahora Natalie en una entrevista al portal Buzzfeed.A sus 83 años, el premiado director sigue sin poder entrar en Estados Unidos por el delito de violación a una menor que pesa contra él desde hace más de cuatro décadas, el mismo por el cual fue arrestado en Suiza en 2009 y pasó dos meses en una cárcel de Zúrich -más otros tantos bajo arresto domiciliario- con una posible extradición a Estados Unidos pendiendo sobre su cabeza, que finalmente fue denegada por la justicia suiza en julio de 2010.

En aquel momento, muchos de sus compañeros se movilizaron contra una detención que consideraban 'injusta' y que denunciaron en una misiva que Natalie suscribió."Alguien a quien respeto mucho me entregó la petición y me dijo: 'Yo he firmado, ¿vas a hacerlo tú también?'. Y respondí que por supuesto. Fue un error", se justifica, pero sin tratar de exculparse. "Creo que lo que he ganado con esa experiencia es cierta empatía hacia las personas que comenten errores. Ahora vivimos en un mundo diferente, y aun así eso no es ninguna disculpa. Pero creo que sí es posible que algo te abra los ojos y cambie por completo la forma en que quieres vivir. Yo no había abierto aún los ojos", reconoce acerca de lo mucho que ha cambiado su forma de actuar y pensar en los ocho años que han transcurrido desde entonces.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes