Chrissy Teigen se sintió "culpable" tras revelar que había sufrido depresión post parto

La modelo Chrissy Teigen ha contribuido notablemente, gracias a la transparencia y a esa sinceridad arrolladora con la que se expresa sobre algunos de los aspectos más íntimos de su vida personal y familiar, a derribar por completo aquellos mitos y clichés sobre la maternidad que hasta hace relativamente poco se enmarcaban dentro de los parámetros de la corrección política, como por ejemplo el de que cualquier nacimiento debía ser sistemáticamente recibido desde la efusividad y alegría más absolutas.

Tanto es así, que a la también esposa de John Legend no le tembló el pulso a la hora de revelar que, más allá de la felicidad derivada de haber traído a dos niños al mundo -los pequeños Luna (2) y Miles (seis meses)-, en ambos casos sufrió una profunda depresión post parto que solo consiguió superar con el paso del tiempo, el apoyo incondicional de los suyos y, asimismo, con la certeza de que solo se trataba de una fase anómala y fugaz.

Sin embargo, y como ha explicado ahora en su última entrevista, ese aplomo y seguridad en sí misma que parecía exudar mientras compartía públicamente los detalles de un asunto ciertamente delicado ocultaban, en realidad, un terrible sentimiento de "culpa" al entender en ese momento que quizá resultaba muy egoísta por su parte quejarse abiertamente de los efectos colaterales del parto en lugar de exhibir una felicidad plena tras haber participado de forma tan activa en el milagro de la vida.

"La verdad es que no podía controlarlo, me sentía muy egoísta e inmadura por admitir que había momentos en los que me encontraba emocionalmente mal. Claro, tengo una vida genial y disfruto de toda la ayuda que una persona puede tener, pero la verdad es que esta enfermedad no discrimina y nos puede afectar a todos", ha manifestado la también estrella televisiva en conversación con la revista You.

"Cuando padeces ansiedad y encima estás inmersa en un período de depresión, todo lo que te preocupa en esos momentos es la impresión que puedes estar causando en la gente. Por ejemplo, cuando hablaba de estos problemas en una entrevista, al final de ella me decía: '¿He sonado muy rara? ¿He dado mala imagen?'. Y luego me quedaba muy angustiada al pensar en lo que la gente podría estar diciendo de mí. A medida que iba saliendo más a la calle y recuperaba la normalidad, y al hablar con otros padres, por supuesto, la situación mejoraba progresivamente", ha aseverado.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes