Ashton Kutcher se "retiró" a las montañas tras su divorcio de Demi Moore

Poco antes de que Ashton Kutcher y Mila Kunis acabaran protagonizando la entrañable historia de amor con la que los fans de 'That's 70's show' soñaban desde años atrás, teniendo en cuenta que sus dos personajes en la serie terminaban enamorándose perdidamente el uno del otro, el nombre del famoso intérprete se había pasado meses ocupando titulares de toda clase y condición por un acontecimiento mucho menos feliz: su dramática separación de la también actriz Demi Moore.

Y ahora, pasados siete años desde la mediática ruptura y cinco desde el fin del proceso de divorcio, el artista no ha dudado en volver momentáneamente a esos caóticos tiempos para revelar que, poco después de poner fin a su matrimonio, no dudó en desconectar del mundo durante toda una semana con una escapada a las montañas que le llevó a reflexionar largo y tendido sobre los entresijos de su trayectoria sentimental.

"Justo después de divorciarme, me fui a las montañas completamente solo y me quedé ahí una semana entera, sin comida y nada que beber, al margen de agua y té. Me fui sin mi ordenador, sin el teléfono, sin nada electrónico. Estaba solo, así que no tenía a nadie con quien hablar. Pero sí me llevé un cuaderno y un bolígrafo para escribir todos los días", ha confesado en una entrevista al podcast 'Armchair Expert', justo antes de entrar en materia sobre su azarosa vida amorosa.

"Dejé por escrito todas y cada una de las relaciones que había tenido hasta el momento, sobre todo aquellas en la que pudiera haber quedado algo de rencor o arrepentimiento. Y después les escribí una carta a cada una de las personas con las que había estado y se las envié", ha aseverado.

A través de este original ejercicio de introspección, el guapo artista -padre de Wyatt (3) y Dimitri (1) junto a Mila- logró cerrar definitivamente un capítulo de su existencia del que quedaban ciertos asuntos por resolver y, por tanto, pudo hacer 'borrón y cuenta' nueva para poder centrarse de una vez en su futuro.

"Fue como un ejercicio de Alcohólicos Anónimos, en el que finalmente eres consciente de que has podido hacer daño a varias personas y tratas de enmendar tus errores con una disculpa. Y así pude limpiar de una vez por todas la paleta. La verdad es que fue una experiencia espiritual en muchos sentidos y, en general, maravillosa", ha explicado en la conversación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes