En Cannes Terrence Malick descubre “A Hidden Life”

¿Dónde está Terrence Malick?, es una pregunta normal con el director famoso por huir de la prensa que estaba, predeciblemente, escondido una vez más el domingo en el Festival de Cine de Cannes.

Malick, cuya cinta "Tree of Life" (“El árbol de la vida”) ganó la Palma de Oro en 2011, regresó al festival francés con una película cuyo título podría ser también la descripción del director pocas veces visto en público: "A Hidden Life" (una vida oculta).

La cinta, basada en la historia de un objetor de consciencia del ejército de Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial, se estrenó el domingo por la noche en Cannes donde Malick estaba sorprendentemente presente. Aunque eludió a los fotógrafos de la alfombra roja, Malick recibió una ovación de pie tras la proyección de la película. Incluso el cineasta no pudo escapar por completo de las fotos y apreció en imágenes que rápidamente circularon por las redes sociales.

Y quizá esto hizo que algunos de la prensa en Cannes creyeran que Malick aparecería en la conferencia de prensa de la película el lunes. Después de todo, el recluso Jean-Luc Godard habló con reporteros en una videoconferencia el año pasado. Pero los únicos presentantes de la película, los actores August Diehl y Valerie Pachner, no dieron otra respuesta a la gente que preguntaba a gritos donde estaba Malick que: "¡No sabemos!”.

De cualquier manera, la más emocionante revelación para los críticos fue “Hidden Life". La película retrata a Franz Jagerstatter (Diehl), quien se negó a combatir con los Nazis. Lo encarcelan y su esposa (Pachner) cría sola a sus tres hijas mientras atiende su granja alpina en un impresionante paisaje montañés.

"A Hidden Life", que dura unas tres horas, fue celebrada por los críticos como la mejor película del director en años, quizá desde "The Tree of Life". Para algunos críticos, la producción más reciente de Malick — incluyendo "To the Wonder", ''Knight of Cups" y "Song to Song" — se había recargado demasiado en la actuación y le faltaba la cohesión de sus primeras películas como "The New World" y "The Thin Red Line".

"A Hidden Life" podría no ganarse nuevamente a aquellos que se han alejado de Malick, su majestuosidad está basada en una narración más lineal, fundamentada en espiritualidad y fe. IndieWire la calificó como un “retrato lúcido y profundamente desafiante de la fe en crisis”, Variety dijo que era “un regreso épico a la forma”.

Fox Searchlight adquirió "A Hidden Life" poco después de su estreno.

Como suele ocurrir con las producciones de Malick, la película se filmó años antes de que fuera estrenada. Diehl y Pachner dijeron que ellos también esperaron pacientemente actualizaciones de su progreso en postproducción.

“Parece que no será un proceso lineal esta edición. Es más como ir en círculos”, dijo Pachner. "Hablamos con Terry y los editores a lo largo de esos dos años y medio y siempre decían ‘está tan buena, no la han podido ver porque a hora es mucho más diferente y es mucho mejor’”.

El paso del tiempo fue tanto que algunos de sus actores como Bruno Ganz y Michael Nyqvist, murieron mientras tanto, pero Diehl dijo que el estreno de "A Hidden Life" es oportuno.

“La persona que dice ‘no’, esto es cada vez más y más raro en nuestro mundo. Todos saltamos a un tren y decimos ‘sí, así es el mundo ahora, tenemos que avanzar con él’”, dijo Diehl. "Si hubiera más gente como esta, especialmente ahora en Europa con los últimos acontecimientos políticos, sería una solución. Quizá es un puente con nuestros días”.

Diehl señaló el aumento de la extrema derecha en Europa y otras partes del mundo como otro punto en común con "A Hidden Life". Esta semana se realizarán elecciones para el Parlamento Europeo en 28 países.

“Es momento de levantarnos contra este desarrollo en la derecha en toda Europa. Es un camino muy incorrecto”, dijo Diehl. "Todos tenemos nuestras decisiones privadas, nuestra voz cuenta, creo, cada voz”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes