Sega al fin escuchó a sus fanáticos con Sonicmanía