Planean cumbre del whiskey para evitar conflicto comercial

Preocupada de que empeoren las disputas comerciales globales, y de que los productores de whiskey de Kentucky queden atrapados en el fuego cruzado, la industria ha invitado a diversas asociaciones de otros países para discutir opciones para calmar el conflicto.

Los representantes de ocho grupos comerciales de whiskey se reunirán la próxima semana en Louisville, informó el jueves el presidente de la Asociación de Destiladores de Kentucky, Eric Gregory. El objetivo es forjar una estrategia unificada para tranquilizar las aguas.

“Todos somos una gran familia mundial del whiskey, y llegó nuestra hora... de comunicarnos directamente y con suerte podremos hablar con una voz unificada”, dijo Gregory a un panel legislativo estatal.

Los participantes incluirán grupos que representan a las industrias del whiskey irlandés y del whisky escocés, así como productores de licores en Japón, Canadá y Europa, dijo Gregory en un comunicado. El grupo se reunirá el 25 y 26 de julio, agregó.

Las batallas comerciales han dado como resultado la imposición de aranceles en algunos mercados extranjeros para el whiskey, incluida la Unión Europea, adonde los productores de licores de Kentucky exportaron casi 200 millones de dólares de sus productos en 2017. Al whiskey estadounidense también le impusieron aranceles punitivos en Canadá, México y China.

La UE gravó el whiskey y muchos otros productos de Estados Unidos como respuesta a la decisión del presidente Donald Trump de poner aranceles al acero y aluminio europeo. Esos aranceles equivalen a un impuesto que los productores pueden cargar al consumidor con precios más elevados, o absorberlo bajo el riesgo de reducir sus ganancias.

Los mercados extranjeros han sido lucrativos para los productores de licor estadounidenses. En las últimas dos décadas, las exportaciones de bebidas espirituosas aumentaron de 575 millones de dólares en 1997 a 1.640 millones en 2017, según el Consejo de Bebidas Destiladas.

“Nunca pensamos estar en esta posición”, respondió Gregory cuando le preguntaron cómo responden los productores de whiskey. “Estamos atrapados en un fuego cruzado. Somos daño colateral”.

Kentucky produce aproximadamente 95% del whiskey del mundo. El whiskey genera unos 17.500 empleos en Kentucky, con una nómina anual que alcanza los 800 millones de dólares, según la asociación estatal de destiladores. La industria está en medio de un auge inmobiliario de 1.200 millones de dólares, que incluye ampliación de instalaciones de producción y nuevos centros turísticos. Más de 6,6 millones de barriles de whiskey de Kentucky se añejan en bodegas, la cifra más alta desde 1974.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes