Asfixiado financieramente, Zimbabue prohíbe transacciones en divisa extranjera

Zimbabue anunció este lunes que fueron prohibidas las transacciones corrientes en moneda extranjera, en su enésimo intento por eliminar al mercado negro de divisas y evitar volver a lidiar con la hiperinflación, que devastó la economía del país.

Desde 2009, era posible pagar los gastos corrientes (supermercado, gasolina, facturas de hospital...) en divisa extranjera, sobre todo en dólares estadounidenses, muy apreciados por los comerciantes de este país del África austral.

El anuncio, este lunes, por parte de las autoridades zimbabuenses de poner fin a esta disposición -una decisión ya controvertida- acerca un poco más al país al restablecimiento de una verdadera divisa nacional, algo prometido en varias ocasiones por el presidente Emmerson Mnangagwa.

"A partir del 24 de junio, la libra británica, el dólar estadounidense, el rand sudafricano (...) o cualquier otra moneda ya no servirán como divisa para cualquier transacción, que se harán con el dólar zimbabuense", anunció el Banco Central.

"Como resultado, el dólar zimbabuense es la única divisa permitida para (todas) las transacciones en Zimbabue", añadió.

En el poder desde fines de 2017 con la renuncia de Robert Mugabe, patrón absoluto del país durante 37 años, Mnangagwa ha prometido reactivar la economía, hasta ahora sin éxito.

La falta de liquidez, la caída libre de la moneda nacional, la alta inflación, el desempleo por completo endémico, han sumergido al país en una crisis interminable desde hace dos décadas.

En 2009, el país se vio obligado a abandonar su propia divisa, totalmente devaluada por la hiperinflación vertiginosa de varios centenares de millones por ciento, a favor del dólar estadounidense y el rand sudafricano.

Sin embargo, el billete verde fue desapareciendo, lo que asfixió a la economía, así fue que, en 2016, se introdujeron los "billetes bonos", obligaciones del Estado con el mismo valor que el dólar estadounidense.

Pero, también éstos se derrumbaron, por lo que volvieron en toda su plenitud la inflación, el déficit y la escasez de productos básicos.

En enero de este año, la multiplicación de los precios del combustible provocó una ola de protestas en todo el país, que se saldó con al menos 17 muertos y centenares de heridos tras una violenra represión.

En febrero, Mnangagwa decidió dejar flotar el valor de los "billetes bonos", rebautizados dólares RTGS (real time gross settlement) o "dólares zimbabuenses", con la esperanza de terminar con el mercado negro. Nuevamente, otro intento fallido.

Pero, el valor de estos "dólares zimbabuenses", no reconocidos en los mercados internacionales, continuó cayendo y la inflación disparándose.

Este lunes, el ministro de Finanzas, Mthuli Ncube, justificó la medida de prohibir las divisas extranjeras para lograr "volver a tomar el control de la situación".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes