Venezuela de nuevo ante la línea roja del default