Keylor Navas, ídolo para los niños rusos

El portero Keylor Navas no es solo el responsable de evitar que los 'ticos' no encajen tantos en su aventura en Rusia, sino también el principal embajador de su selección allá por donde va, como se pudo ver en el primer entrenamiento de la 'Sele' en San Petersburgo.

Entre los centenares de aficionados que asistían al primer ejercicio de la selección costarricense en el Olimpiyets, un modesto campo de fútbol en la pequeña localidad de Pavlovsk, al sur de la cultural urbe rusa, decenas y decenas de infantes rusos entonaban en castellano las dos únicas palabras que sabían: Keylor Navas.

Le aplaudieron cuando salió, junto al resto de sus compañeros, a un campo en cuyo marcador se leía 'Bienvenidos ticos', se lo tomaron con algo más de calma durante el periodo de calentamiento, y recuperaron la emoción cuando en un partidillo en medio campo de juego vieron a su ídolo en acción, con alguna parada de mérito.

Cánticos repitiendo su apellido o con variantes utilizando el nombre sonaban con fuerza por las gargantas de los jóvenes rusos, muchos de los alrededores de Pavlovsk, una pequeña localidad plagada de jardines y que cuenta con un palacio que fue una de las principales residencias de la familia imperial rusa, ahora museo.

"Es mi jugador favorito, yo también soy portero", relató a los jóvenes, rubio y de unos 9 años, que había sido el que más se había trabajado la llegada del portero 'tico'.

En sus manos portaba una pancarta en perfecto castellano, con la leyenda: '¡Bienvenido a Rusia! ¡Querido Keylor Navas! ¡Por favor dame un autógrafo!'.

Tuvo que esperar, porque su grada se encontraba en el lugar contrario al que eligió el guardameta del Real Madrid para comenzar su ruta de firmas y fotografías, pero al final logró el autógrafo deseado sobre una foto del portero madridista, y aún más, porque su ídolo le regaló la camiseta con la que se ejercitó este miércoles.

Un Navas paciente, a ratos un punto serio, que recorrió de un lado a otro la grada mientras los aficionados corrían para seguirle y obtener su trofeo.

El arquero de Pérez Zeledón (zona sur de Costa Rica) bien podría estar pensando en la situación de su club, del que vio partir hace semanas a su principal valedor, el técnico francés Zinedine Zidane, y al que ya sabe que llegará el español Julen Lopetegui, en un movimiento sorprendente que ha provocado su destitución de la selección española a dos días del debut en el Mundial.

Los niños de Pavlosk, San Petersburgo y alrededores tendrán muchos días durante las próximas dos semanas para jalear a su ídolo, que serán más si Costa Rica logra superar el exigente Grupo E, en el que está encuadrado junto a Brasil, Serbia y Suiza, y volver a asomarse a los octavos como en Brasil 2014 e Italia 1990.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida