El COI va a "trabajar duro" para mantener el boxeo en Tokio-2020

El Comité Olímpico Internacional (COI) va a "trabajar duro" para mantener el torneo de boxeo en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, a pesar de su decisión de congelar esta prueba, aseguró este sábado su presidente, Thomas Bach.

El COI decidió el viernes "congelar la organización del torneo de boxeo", al tiempo que inició una investigación a la muy controvertida Federación Internacional de este deporte (AIBA).

Durante una conferencia de prensa este sábado, Bach rechazó prometer que este deporte de combate sería admitido para los próximos JO, declarando no obstante: "Haremos todo lo posible para proteger a los deportistas como hacemos siempre".

Bach añadió que el COI había "recibido una solicitud de la Federación Nacional Japonesa de Boxeo que abogaba por la organización de un torneo olímpico de boxeo".

"Estamos totalmente de acuerdo con esta solicitud", dijo el presidente del organismo olímpico. "Queremos que haya uno y por eso vamos a trabajar duro".

El presidente de Tokio-2020, Toshiro Muto, había explicado antes este sábado que aunque "los contactos a nivel oficial" habían sido interrumpidos por la decisión del COI, se mantenían las relaciones de trabajo con la AIBA.

"Los contactos a nivel operativo están autorizados. Por tanto vamos a continuar colaborando y coordinándonos", declaró a la prensa tras una reunión del consejo ejecutivo del COI.

La decisión final del COI no debería producirse antes de junio de 2019, precisó Muto. "Pero respecto a los preparativos no hay ninguna preocupación, es lo que queremos decir a los deportistas".

El COI señaló el viernes "varios motivos de gran preocupación" en relación a las finanzas así como a la gobernación y la ética de la organización.

El boxeo, deporte histórico de los Juegos, ya provocó la ira del COI en 2016 en Rio, donde 36 oficiales y árbitros fueron suspendidos con rumores de fondo de combates amañados.

Y las relaciones no han mejorado con la elección del hombre de negocios uzbeco Gafur Rakhimov al frente de la AIBA a principios de noviembre. El presidente está acusado de ser un "criminal mayor" de su país por el Tesoro estadounidense, lo que él niega categóricamente.

Antes de la decisión del viernes el COI ya había suspendido sus relaciones con la AIBA y congelado las ayudas financieras que le proporcionaba.

sah-uh/sha/gh

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes.


Tu emisora... Parte de tu vida