Telemetro Telemetro Logo

El análisis de color personal

Hace unos días me encontré con una joven y encantadora personal shopper. Comenzamos a hablar sobre la teoría del color a la hora de asesorar a una persona en el vestir. Ella me expresó sus dudas al respecto. Totalmente válidas, ha habido siempre un encuentro de opiniones al respecto: tanto entre que sí funciona o no, y si hay unas más validas que otras. Después de muchos años de estudio de la materia, y sobre todo una enorme puesta en práctica, creo firmemente que la armonía es la base de la belleza. El equilibrio es belleza. Y el color bien manejado, administrado y aplicado, provee de equilibrio y armonía.

Soy colorista. Creo en el color como una poderosa herramienta para sacarle partido a la belleza de cada persona. También creo firmemente en esto: para romper las reglas, hay que conocerlas.


Una mujer cálida realmente brilla con sus argollas doradas y su blusa naranja o verde helecho.

Una persona de cabello oscuro, tez blanca y ojos claros luce los azules intensos y vibrantes mejor que los diluidos o indefinidos.

Una mujer de tonos fríos luce un blush rosa o ciruela mil veces mejor que uno bronceado o cobrizo.

El color gris es una mala idea para una morenaza tipo Beyonce.

El negro lo podemos usar todas, sin embargo los accesorios y el maquillaje son distintos según el tipo de la persona.

Y como esas, millones de reglas, tips y sugerencias.

El análisis de color es un proceso que puede tomar hasta 2 horas. En una parte inicial bastante obvia para el analista, dará respuestas inmediatas; después se va afinando el lápiz y se utilizan colores en la forma de varias telas (134 para ser exactos) para ir probando el efecto del color en el rostro de la persona y así definir sus colores más espectaculares, los peligrosos, etc. ¿Qué se busca? saber si hay intensidad, luminosidad, contraste, suavidad, frialdad o calidez. Es todo muy interesante y resulta revelador para la persona que se hace el análisis.

La psicología del color también pesa mucho aquí. Mandamos mensajes con los colores que usamos. Rojo no es lo mismo que gris verdoso. Ni vende lo mismo.

Y una parte del análisis que cierra con broche de oro -la más divertida- es aprender a jugar con los colores y aprender a mezclarlos una vez se tiene la lista de básicos, neutros, vibrantes, pasteles, claros, oscuros, etc.

Para más información sobre el análisis de color, cada dos meses hago un taller de color. Eres bienvenida a descubrir cómo potenciar tu atractivo y tu imagen. ¡Nos vemos!