Telemetro Telemetro Logo

Examen que te dirá cómo están tus trompas de Falopio

Cuando tienes más de un año intentando quedar embarazada, sin tomar ningún tipo de anticonceptivo, es momento de acudir a tu ginecólogo, quien te recomendará hacerte una serie de exámenes, uno de ellos es la histerosalpingografía, una prueba basada en los rayos x, que permite comprobar el estado de tus trompas de Falopio.

Me animé a contarles mi experiencia al respecto, gracias al libro "Diario de una fecundación in vitro" de Reyes Salvador que estoy leyendo actualmente, un obsequio de alguien que aprecio, mi compañera de trabajo Andrea Quelne. Hace dos años cuando la doctora que me trataba en ese momento, me dio una orden para hacerme este examen, no dudé en ningún momento en hacérmelo, ya que sería la mejor oportunidad para despejar de una vez mis dudas y asegurarme si mis trompas de Falopio estaban o no obstruidas.

Llegó el día, tengo que decirles que ni siquiera pregunté ni investigué cómo era y si me iba a producir algún dolor o efectos secundarios. Me hicieron pasar a una sala donde estaba una camilla y arriba un aparato gigante (era con lo que me iban a sacar las placas), sentí algo de miedo cuando me dieron la bata que tenía que ponerme para poder acostarme allí, pero les confieso que lo primero que hice fue respirar profundo y decirle a Dios que me ponía en sus manos, mi fuerza también fue mi esposo, quien pacientemente me esperó afuera.

El doctor y el asistente me explicaron todo lo que me iban a hacer y comenzó la peor pesadilla que jamás me hubiera imaginado. Procedieron a ponerme el espéculo en la vagina, ese dolor lo soporté, sólo sentía molestia pero estaba tranquila, luego me indican que van a introducir un líquido que pasaría a través de una sonda, llenando el útero y pasando por las trompas de Falopio.

No sé cómo explicarles con palabras lo que sentí, pero lo cierto es que se me bajó la presión y sentía que perdería el conocimiento, fue entonces cuando el doctor me comenzó a tocar el rostro, diciéndome que respirara profundo, que ese examen no era tan doloroso, que me calmara; me indicaron que tenía que ponerme de lado para que la máquina de rayos X pudiera hacerme el escáner y así pudieron ver en la placa si era necesario repetir el proceso.

Con el espéculo intacto el doctor me dice que ya terminó pero que esperara unos minutos mientras revisaba si era necesario repetirlo. ¿Qué?, esto no me puede estar pasando, pensé y comencé a rezar el Padre Nuestro, cuando volvió no se imaginan el alivio que sentí cuando me dijo ya está todo listo, voy a proceder a retirarte los aparatos, en mi mente agradecí a Dios, sentía que no podía más, incluso cuando fui al baño a cambiarme me iba de los lados.

Pensé que todo quedaría allí y que nos iríamos a casa tranquilos, no podía caminar bien pero como pude mi esposo y yo bajamos hasta el estacionamiento donde estaba el carro, nos montamos y cuando pasaron como 15 minutos comencé a sentir un dolor increíble en el vientre, en los ovarios, era horrible y no lo soportaba. En medio de la angustia por no poder hacer nada, mi esposo me pedía que me calmara pero yo le trataba de decir que estaba mal, vomité y me dieron unas ganas increíbles de ir al baño, tanto así que por primera vez en mi vida no pude aguantar, esta experiencia es terrible, pero me dio la seguridad de que mis trompas de Falopio están bien y que puedo seguir adelante con el tratamiento de estimulación ovárica que estoy siguiendo actualmente.

Mis queridas lectoras y a todas las mujeres que me estén leyendo, lo que les puedo decir es que no todas las mujeres reaccionan de la misma forma, me incapacitaron por cuatro días y tuve que tomar unas pastillas para el dolor que no me dejaba ni caminar, ni pararme de la cama.

Les cuento mi experiencia abiertamente porque quisiera que no pasaran por lo mismo y que aún así que sea relativo, es necesario informarse y saber exactamente a qué tipo de examen nos vamos a someter. Definitivamente las mujeres somos valientes, unas guerreras en toda la extensión de la palabra; si en este momento estás intentando quedar embarazada y no lo has conseguido, acude a un especialista y ponte en las manos de Dios, hazte cada análisis que sea necesario para que sepas la verdadera razón del problema de infertilidad, pienso que cada granito de arena que pueda aportar a través de mi blog vale mucho para ustedes, mis fieles lectoras.

¡Que Dios me las bendiga!.


PERFIL

Marilyn Cejas de Miranda

Obtuvo la licenciatura en Comunicación Social - Mención Audiovisual, en la Universidad Católica Santa Rosa-Venezuela en el 2007; un año después estudió Locución en la Universidad Central de Venezuela. Simultáneamente con su carrera, cursó estudios de Actuación de Teatro y Tv, graduándose en la Casa del Artista-Venezuela. Ha realizado cursos de Oratoria, RSE, redacción, presentación de Tv, entre otros.

Decidió emprender este proyecto debido a un diagnóstico de ovarios poliquísticos y a su lucha para lograr un embarazo. Le apasiona escribir y cree fielmente es que ésta es una forma de ayudar, aunque sea un poco, a las mujeres que desean convertirse en madres.